¿Sabes qué es la hipocondría digital o cibercondría?

Camilo sufre con frecuencia de dolores de cabeza, no quiere visitar a su médico y solo está tomando los medicamentos que compra cerca de su casa. Al no contar con suficiente tiempo decidió buscar en internet sobre los síntomas que está presentando y, según los resultados que encontró, ahora cree que tiene un tumor. Así es la cibercondría, continúa leyendo para saber de qué se trata

Las personas hipocondríacas son las que creen sufrir de enfermedades cuando no se sienten bien, pero esto se convierte en cibercondría si buscan de forma obsesiva información médica en internet para comprobar si los síntomas que tienen, o suponen tener, se deben a una enfermedad grave1.

Internet ofrece contenido que puede ser valioso para diferentes públicos, pero aun cuando los temas de salud cuenten con aval médico en los datos compartidos, los cibercondríacos se atribuyen patologías que no tienen y llegan a conclusiones que no corresponden a su condición real, pensando que lo que leen sobre las enfermedades, tratamientos y señales es para ellos.


¿Cuál es el perfil de los cibercondríacos?

Los cibercondríacos se concentran en el dolor e interpretan los síntomas de manera equivocada cuando se intensifican. Algunos evitan ir al médico, otros deciden acudir para encontrar respuesta a sus sospechas y, aunque obtengan un parte de tranquilidad, salen del centro de salud y los pensamientos regresan para reiniciar la búsqueda en sus dispositivos digitales.

Su perfil corresponde a personas que hacen una lectura selectiva, con estado de ánimo cambiante, que se autodiagnostican, que están en una sugestión constante y se automedican. El miedo convive con ellos, son ansiosos y asumir enfermedades que no son suyas les provoca más ansiedad hasta lograr la aparición de síntomas producto de lo que piensan.

¿Sabes qué es la hipocondría digital o cibercondría?


¿Cómo ayudar a los cibercondríacos?

Con datos epidemiológicos, por ejemplo, se les informa que los problemas cardíacos suelen darse en hombres de más de 50 años que tengan colesterol alto o arterioesclerosis, esto para que cuando aparezca la idea de riesgo potencial de infarto haya un cambio de pensamiento2 inmediatamente.

Aunque no es una enfermedad, la cibercondría podría venir de una depresión o desencadenar en ella por la vulnerabilidad en las emociones. Así, es importante que las personas cercanas detecten lo que sucede en los cibercondríacos y hagan un acompañamiento que les genere seguridad al punto de buscar juntos fuentes de información confiables y asistir a citas con los profesionales de la salud.


¿Quiénes son propensos a padecer cibercondría?

No hay excepción. Los niños y adolescentes que cada vez están más conectados a internet también pueden acceder a los servicios de salud en línea (e-Health) para resolver dudas acerca de los cambios en su crecimiento y enfermedades. Por eso es necesario que los adultos estén dispuestos a responder sin censura cualquier inquietud de los menores, a asesorarlos para que investiguen en fuentes confiables y a observar si presentan alguna característica de los cibercondríacos.

Te puede interesar: ¿Qué es e-Health? Ventajas y desventajas

Internet no es un espacio de diagnósticos y tratamientos, en ningún caso puede sustituir la opinión de un profesional, y leer constantemente sobre síntomas y enfermedades genera ansiedad y preocupación innecesarias, por lo que las personas hipocondríacas digitales deberían consultar con un especialista1.

Fuentes:

  1. Salavert, Eva (2018). Cibercondría, hipocondríacos digitales. Web Consultas. Revista de salud y bienestar. Recuperado de: https://www.webconsultas.com/curiosidades/cibercondria-hipocondriacos-digitales
  2. efesalud.com (2016). Hipocondría e internet, cibercondría. Recuperado de: https://www.efesalud.com/hipocondria-e-internet/