Los cuatro ámbitos de riesgo en el uso de internet y cómo disminuirlos, según Charo Sádaba

Charo Sádaba, experta en menores y pantallas, y decana de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad de Navarra, España, nos expone cuatro ámbitos de riesgo y cómo hacerles frente mediante cuatro valores y tres ámbitos de acción que son claves para dar una respuesta educativa.

En la transición de la niñez a la adolescencia, los niños tienden a pasar más tiempo delante de las pantallas. Esto no es solo una opinión generalizada, sino un hallazgo de investigaciones relacionadas sobre hábitos digitales de niños y adolescentes. Dos de ellas son el estudio general de Medios de 2017 en España y nuestro estudio sobre riesgos y oportunidades en el uso de Internet, en el que también encontramos que cada vez crece más el número de niños que se conectan a internet a edades más tempranas. ¿Pero esto qué nos dice? ¿Acaso es necesario preguntarnos por los tipos de contenido que existen en Internet y que están al alcance de niños y adolescentes, así como por el tipo de experiencias que ellos están viviendo en las múltiples plataformas de interacción?

Descubramos la propuesta de Charo Sádaba, decana de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad de Navarra, España, experta en menores y pantallas, sobre las cuatro C en ámbitos de riesgo en Internet, así como los cuatro valores y tres ámbitos de acción para potencializar las oportunidades en Internet y disminuir los riesgos.


Ámbitos de riesgo

Para Charo existen cuatro ámbitos de riesgo en el uso de Internet que ella ha clasificado con la letra C:

1. Contenido:
En Internet podemos encontrar diversos tipos de información, imágenes y videos que están abiertos para todo tipo de público. En el caso específico de los niños y adolescentes, estos pueden encontrar contenidos educativos y que los ayudan a innovar en su vida cotidiana. Sin embargo, también existen contenidos nocivos e inapropiados para su edad asociados con violencia excesiva, pornografía, fraudes y robos en Internet. Por ejemplo, el 35% de los niños y adolescentes colombianos ha visto en Internet durante el último año personas desnudas o teniendo relaciones sexuales. (cifras tomadas del estudio “Contigo Conectados”)

A veces, este tipo de contenido aparece frente a las pantallas de niños y adolescentes por medio de publicidad o información de diversos sitios web donde quedan expuestos a visualizar imágenes sexuales. De acuerdo a nuestro estudio, algunos de los medios por los cuales ellos reciben contenidos con información sexual son:

Los cuatro ámbitos de riesgo en el uso de internet y cómo disminuirlos, según Charo Sádaba 10%
En películas o videos en Internet (por ejemplo en YouTube)
Los cuatro ámbitos de riesgo en el uso de internet y cómo disminuirlos, según Charo Sádaba 24%
En redes sociales
Los cuatro ámbitos de riesgo en el uso de internet y cómo disminuirlos, según Charo Sádaba 3%
En juegos en Internet
Los cuatro ámbitos de riesgo en el uso de internet y cómo disminuirlos, según Charo Sádaba 7%
En una página web calificada como triple X (para adultos)
0%
Otro
0%
Ninguno de esos
Los cuatro ámbitos de riesgo en el uso de internet y cómo disminuirlos, según Charo Sádaba 12%
En ventanas emergentes que aparecían accidentalmente

2. Contacto:
Por medio de Internet es posible generar relaciones con otros sin necesariamente haberlos conocido presencialmente. Esta característica es propia de las redes sociales, aunque no exclusiva de ellas. Aunque no siempre supone un riesgo, para niños y adolescentes puede representar una amenaza en tanto desconocen las motivaciones de otros para entablar conversaciones. En nuestro estudio, el 30% de los encuestados aceptó que ha tenido contacto en Internet con alguien a quien no ha conocido previamente cara a cara.

Debido a esto, el contacto por medio de Internet se convierte en un ámbito de riesgo donde es necesario que los padres y cuidadores estén presentes en los medios digitales acompañando las relaciones y los contactos que sus hijos tienen, sin llegar a representar una invasión a su espacio. Y aunque la posibilidad de establecer contacto en la red con personas desconocidas es frecuente, el riesgo que esto supone depende de qué tan informados y acompañados se encuentran los niños y adolescentes a la hora de enfrentar este tipo de situación.

3. Conductas:
En el mundo digital es posible encontrar manifestación de diversos comportamientos que suelen representar riesgos para la vida de niños y adolescentes. Este es el caso del ciberbullying o acoso en línea, y el sexting o envío de mensajes sexuales por esta vía. Además, comportamientos como dejar de comer o dormir por usar Internet, empiezan a describir situaciones de riesgo para niños y adolescentes.

Acerca del ciberbullying, encontramos en nuestro estudio que el 12% de niños y adolescentes ha experimentado en el último año algún tipo de agresión por medio de Internet. Aunque el porcentaje puede parecer menor, éste es uno de los riesgos más devastadores para niños y adolescentes que lo experimentan. Es por ello que actualmente es uno los riesgos más debatidos y que genera mayor preocupación en los establecimientos educativos. Aunque en la lucha contra este problema se han involucrado activamente incluso los grandes canales infantiles de televisión como Cartoon Network, con la campaña Basta de Bullying, y Nickelodeon, con Together for Good, aún queda mucho por hacer

4. Comercialización:
La mayor parte de nuestro tiempo en Internet nos encontramos con sitios que solicitan el uso de nuestra información personal o quieren obtener permisos especiales para el uso de nuestros perfiles y datos que ya tenemos alojados en sitios web o en redes sociales. Aunque no necesariamente compartir información en Internet denota un riesgo, en el caso específico de niños y adolescentes nos enfrentamos a estados de vulnerabilidad cuando desconocen los efectos de proporcionar información personal sin ningún tipo de filtro o análisis previo. Normalmente esta información sirve para alimentar las cookies y ayudar a que aparezcan con frecuencia publicidad en todas las páginas que visitamos. Los datos en Internet tienen un gran valor pues son quienes permiten que los grandes comercializadores de publicidad invadan los sitios web o que sean fácilmente blanco de fraudes cibernéticos.

Para hacerles frente a estos ámbitos de riesgo, Charo Sádaba plantea cuatro valores y tres ámbitos de acción que son clave para dar una acertada respuesta educativa a cada uno de ellos.


Valores

En Internet es necesario cultivar una serie de valores que permitan tener una experiencia positiva y saber cómo abordar problemas que surgen de acuerdo a los avances propios del mundo digital. Encuentra cómo actuar con prudencia, justicia, fortaleza y moderación son valores que pueden ayudarte en cualquier situación proveniente del ciberespacio:

Prudencia:

Actúa con moderación y piensa en los posibles riesgos que conlleva cualquier acción.

¿Cómo ponerlo en práctica?

Cuéntale a tu hijo qué buscas y qué quieres evitar sobre los usos que hace de internet. Una vez tengan claros los pros y los contras, lleguen a consensos que le permitan al niño o adolescente disfrutar de la red aumentando todas sus oportunidades y sin caer en los riesgos.

Justicia:

Ser justo en Internet consiste en saber qué le pertenece a cada quien y cómo lograr este equilibrio. Uno de los principios de la justicia es no hacer con otro lo que no quieres que te hagan a ti.

¿Cómo ponerlo en práctica?

Enséñale al menor la importancia del respeto por el otro. También por la imagen ajena y por la propiedad intelectual de artistas, escritores, científicos, entre otros, al momento de crear contenido o divulgarlo.

Fortaleza:

A veces sobrellevar o sobreponerse a situaciones adversas precisa de fuerza y tenacidad. En Internet, ocurre lo mismo.

¿Cómo ponerlo en práctica?

Conversa, conoce qué es lo que tanto le preocupa al menor y hazle ver que todos somos distintos y que los errores son normales, que incluso es algo que nos ayuda a superarnos como personas.

Moderación:

Todo exceso es perjudicial, no se trata de no usar internet, sino de identificar cuándo el uso no está siendo positivo y cuándo podría convertirse en riesgoso.

¿Cómo ponerlo en práctica?

Llega a acuerdos para regular comportamientos y actitudes deseadas frente al uso de internet.

También te puede interesar: La importancia de los acuerdos

Finalmente, Charo Sádaba nos propone trabajar en tres ámbitos de acción a partir de los cuales es posible emprender cambios que ayuden a crear espacios de protección para niños y adolescentes. Lee con atención cada uno y evalúa cómo puedes fortalecerlos según las propuestas de esta experta:

Amistad: trabaja el valor de la amistad tanto en la familia como en el colegio. Enséñale a tu hijo qué es tener un amigo, cómo se hace un amigo y cuál es el valor de tenerlo. Aliméntalo a que tenga encuentros presenciales con sus amigos o hazlo partícipe de algún evento deportivo, cultural, lúdico o de arte, esto le brindará herramientas para sostener relaciones sólidas y basadas en el respeto tanto en espacios físicos como digitales.

Afectividad: los afectos son necesarios para el ser humano, necesitamos manifestar y recibir afecto de los demás. En el caso de los adolescentes, el celular es un dispensador automático de afecto, los “me gusta”, los comentarios y los “compartir” son la forma en la que ellos miden su éxito. Para que este dispensador de afectos no compitan entre lo presencial y virtual, es importante que te muestres interesado por los gustos y las necesidades del menor, de manera tal que él vea que deseas ser incluido en su vida y hacer parte de sus momentos más importantes.

Intimidad: enséñale al niño o adolescente la importancia de garantizar la seguridad y la privacidad de él y de quienes lo rodean, que sea cuidadoso con los datos que proporciona, pues muchas veces da información a extraños. Por ejemplo, que evite dar detalles como “voy a estudiar antes que lleguen mis padres” y “este fin de semana nos vamos de viaje”.

También te puede interesar: ¿Qué puedo hacer para mejorar el uso de Internet que hacen mis hijos y estudiantes?

Si bien lo anterior es una tarea de todos, Charo Sádaba nos desglosa las tareas para ejecutar dependiendo de tu papel de padre, cuidador o docente, de modo que entre todos ayudemos a reducir los riesgos y a fortalecer las oportunidades en Internet.

Los cuatro ámbitos de riesgo en el uso de internet y cómo disminuirlos, según Charo Sádaba
Padres

Los cuatro ámbitos de riesgo en el uso de internet y cómo disminuirlos, según Charo Sádaba

Adelántate a determinadas cuestiones

Háblales sobre pornografía, sexo y violencia antes de que lleguen a esta información solos.

Los cuatro ámbitos de riesgo en el uso de internet y cómo disminuirlos, según Charo Sádaba

Ten disponibilidad

Destina tiempo y espacios para generar reflexiones sobre los comportamientos que desarrollan tú y los menores en la web.

Los cuatro ámbitos de riesgo en el uso de internet y cómo disminuirlos, según Charo Sádaba

Genera confianza

busca conversaciones sobre lo que te ocurre en Internet, cómo vives tu día a día allí y planea actividades juntos para que el niño o adolescente quiera contarte sus problemas.

Los cuatro ámbitos de riesgo en el uso de internet y cómo disminuirlos, según Charo Sádaba
Educadores

Los cuatro ámbitos de riesgo en el uso de internet y cómo disminuirlos, según Charo Sádaba

Enseña y acompaña a familias y niños

Crea una visión positiva de la tecnología. Procura no apartarlas del aula de clase, sino incluirlas y enseñar a través de ellas.

Los cuatro ámbitos de riesgo en el uso de internet y cómo disminuirlos, según Charo Sádaba
Administración pública

Los cuatro ámbitos de riesgo en el uso de internet y cómo disminuirlos, según Charo Sádaba

Fomenten

Espacios adecuados para la preparación de profesores sobre la vida en el mundo digital.

Los cuatro ámbitos de riesgo en el uso de internet y cómo disminuirlos, según Charo Sádaba

Proyecten

Dentro de sus planes de gobierno la adecuación y disposición de una infraestructura tecnológica adecuada para enseñar en clase.

Los cuatro ámbitos de riesgo en el uso de internet y cómo disminuirlos, según Charo Sádaba

Promulguen

Una legislación cada vez más fuerte que proteja a los menores sobre los riesgos en Internet.

Los cuatro ámbitos de riesgo en el uso de internet y cómo disminuirlos, según Charo Sádaba

Apoyen

Entidades de seguridad que están trabajando en el entorno online.

Los cuatro ámbitos de riesgo en el uso de internet y cómo disminuirlos, según Charo Sádaba
Empresas

Los cuatro ámbitos de riesgo en el uso de internet y cómo disminuirlos, según Charo Sádaba

Construyan

Estrategias y promuevan acciones relacionadas con la educación para familias y establecimientos educativos frente a los riesgos en el uso de internet, los métodos de prevención y la seguridad informática.

Los cuatro ámbitos de riesgo en el uso de internet y cómo disminuirlos, según Charo Sádaba

Tomen responsabilidad

Sobre la información que divulgan en Internet y los mensajes que comunican a todos sus usuarios.