¿Cómo aprovechar el uso de Internet desde casa al regresar a clases?

Desde el punto de vista educativo, Internet ha abierto grandes posibilidades para mejorar y ampliar los procesos de enseñanza y aprendizaje. Conoce sus ventajas, los recursos tecnológicos que ofrece y las acciones que puedes aprovechar para la educación de tus hijos.

Con la incursión de tecnologías digitales en las aulas de clase, los cambios en la construcción y apropiación del conocimiento por parte de niños y adolescentes ha abierto un nuevo campo en la enseñanza. Internet y las nuevas metodologías que docentes construyen para sus clases ofrecen un tipo de aprendizaje diferente donde se propicia la interacción, la autonomía y se logra equidad e inclusión social: el aprendizaje activo.

Este tipo de aprendizaje requiere del trabajo constante de los estudiantes, de su motivación y de asumir su formación de manera directa sin limitarse a tomar apuntes en el aula o a escuchar pasivamente a los docentes, quienes a su vez tienen un papel fundamental al establecer objetivos de aprendizaje orientados a la interactividad e innovación.

Según nuestro estudio, el 97% de los niños y adolescentes entre los 9 y 16 años dedican su tiempo a realizar las tareas del colegio en Internet, lo cual sugiere que están en constante desarrollo de sus competencias digitales, evolución de sus destrezas técnicas para el manejo de un dispositivo y ampliación de sus habilidades humanas. Esta es una gran oportunidad para que ellos continúen adquiriendo saberes, capacidades, valores y actitudes para el logro de diversos propósitos.


¿Cómo aprovechar el uso de Internet en la educación desde casa?

El uso de Internet en el ámbito de la educación representa amplias posibilidades de aprendizaje. Debido a la diversidad de contenidos que se promueven y están en constante actualización, también es posible abordar desde el hogar los intereses de niños, adolescentes y padres de familia. El uso de herramientas digitales dentro del hogar permite que cada integrante, según sus gustos y necesidades, encuentre todo tipo de información para aprender y desarrollar sus habilidades específicas. Para esto, te sugerimos:

  1. Identificar las habilidades e intereses que tiene cada integrante del hogar con el fin de facilitar la búsqueda de información que les sea útil y permita el intercambio de saberes entre adultos y menores.
  2. Visualizar Internet como un espacio tanto de productividad como de ocio, de tal forma que se pueden llegar a acuerdos para fijar tipos de actividades y frecuencia de uso.
  3. Crear listados con los canales de YouTube que son útiles para cada área de interés y suscribirte a ellos para recibir notificaciones de sus contenidos. Los videotutoriales son una gran ayuda para aprender diferentes temas, sobre todo aquellos relacionados con las matemáticas.
  4. Acompañar las actividades que los niños y adolescentes hacen en Internet. Aunque ellos se dediquen a realizar tareas educativas, los medios digitales precisan de la guía de una persona adulta tanto para prevenir posibles riesgos como para fortalecer todas las oportunidades.

Cómo aprovechar el uso de Internet desde casa al regresar a clases

Los computadores y teléfonos inteligentes forman parte de los recursos tecnológicos que se usan para apoyar los procesos de enseñanza. Respecto a las plataformas que se utilizan para encontrar contenido educativo están Facebook, aulas virtuales, juegos en línea, servicios de mensajería instantánea, tecnologías avanzadas de aprendizaje, correo electrónico, chats, YouTube, recursos de información como bibliotecas digitales universitarias, entornos de aprendizaje interactivos, tecnologías para el desarrollo o ICT4D (Information and Communication Technologies for Development) y apps.

Exploramos algunos recursos tecnológicos que puedes aprovechar para fortalecer el aprendizaje de niños y adolescentes:

  1. Google Académico

    Google se ha esforzado para consolidarse como un referente en cuanto a progreso, desarrollo y evolución, y entre todos sus desarrollos figura uno muy especial para toda clase de estudiantes: Google Académico, un buscador cuyos resultados son únicamente de fuentes confiables y sitios de relevancia académica. Historia, matemáticas, español o ciencias, allí los menores podrán encontrar lo que necesiten para realizar sus trabajos, teniendo la seguridad que lo que están leyendo es correcto y confiable.

  2. Julio El Profe

    Otra ayuda que encuentras en Internet es Julio el Profe, un docente colombiano de bachillerato que conoció YouTube y vio el potencial de la herramienta para tener en ella un aula de clases con más de dos millones de suscriptores que miran y exploran sus videos. En el canal de Julio el Profe se pueden encontrar todo tipo de explicaciones matemáticas, ejercicios, demostraciones y soluciones a problemas.

  3. Aplicaciones

    Existe una larga lista de aplicaciones para estudiar y por eso no es casualidad que en todas las tiendas de apps haya secciones dedicadas a la educación, la productividad y la enseñanza.

  4. Wunderlist

    Es un organizador de tareas que permite manejar el tiempo, tener una visión general de los proyectos y es bastante útil para cumplir todas las tareas y obligaciones. Se puede descargar para todos los dispositivos desde aquí.

  5. Drops

    Es una aplicación visual y divertida que sirve para aprender idiomas por medio de imágenes y microjuegos de cinco minutos. Es práctica, de ritmo rápido y tiene cursos del alfabeto para principiantes en hebreo, coreano, ruso, japonés, chino, árabe e hindi; además, forja el hábito de aprendizaje en los estudiantes con su gran variedad de idiomas y dialectos. Entra, conoce más y descárgala aquí.

  6. Herramientas básicas

    Y para finalizar este listado de aplicaciones, recuerda las herramientas básicas, como diccionario, traductor y hasta enciclopedias completas disponibles para tu celular.

Cómo aprovechar el uso de internet desde casa al regresar a clases


¿Qué nos aporta el e-learning o el aprendizaje en línea?

Algunos de los beneficios del aprendizaje en línea incluyen la búsqueda de información y la resolución de problemas, el trabajo en equipo y la participación que involucra a los usuarios en los procesos de aprendizaje. Bajo este concepto, los menores no son objeto de control de una máquina, por el contrario, la controlan y utilizan “como mediador cognitivo en la construcción y desarrollo de procesos mentales como conceptualizar, argumentar, interpretar, proponer, tomar decisiones, modelar, resolver problemas, entre otros”1.


No lo olvides

Según nuestro estudio, existe una tendencia en la que los riesgos se disminuyen cuando niños y adolescentes dedican su tiempo a actividades de índole educativo, por eso acompáñalos y recuerda que en Internet puedes encontrar beneficios, recursos y actividades para aprovechar con los menores en casa y en su regreso a clases.

Fuentes:

  1. Waldegg G. (2002). El uso de las nuevas tecnologías para la enseñanza y el aprendizaje de las ciencias. Revista Electrónica de Investigación Educativa versión On-line ISSN 1607-4041. Recuperado de: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1607-40412002000100006
  2. Mesa Agudelo, W. de J. (2012). Las Tic como herramientas potenciadoras de equidad, pertinencia e inclusión educativa. Revista Trilogía: Ciencia Tecnología Sociedad, 0(7), 61–77. Recuperado de http://itmojs.itm.edu.co/index.php/trilogia/article/view/376